Una de mis tantas obsesiones

  • 0

Me obsesiona tanto el día de mi muerte porque será lo único que no vea, me obsesiona saber el cómo será, quien irá, quien me recordará y olvidará... Me obsesiona porque no sé cuándo será pero me agradaría que hubiese muchos colores, risas, deseos y anhelos para que me alimente de ellos si es que la otra vida existe pueda regresar a este mundo con ilusiones y sin deseos amargos...
Como cada día pierdo y con ello aprendo, muero cada día de mi vida con la gente que tanto aprecio, muero lo que de niño desperdicie y de adulto digo conservar...
Mirarse en un espejo y verse como adultos amargos sin fantasías, sin imaginación, dirán que lo conservan pero no es así... Cierren los ojos y recuerden aquellos días en los que creían en los Reyes Magos, el ratón, el coco ¿Recuerdan esa angustia, alegría, ilusión? Esas sensaciones se han perdido para siempre y con ello me refiero a desperdiciar lo que de niño tenía y de adulto finjo tener de lo contrario no sería un adulto si no un pobre loco... Solo les digo, mueran, mueran y pierdan, les invito a mi funeral pero deseo con el corazón que vayan con muchos colores para sentirse como infantes...

No hay comentarios: